La frecuencia cardiaca ha sido tradicionalmente el método de medición de la intensidad más utilizado por los ciclista, pero hoy día es cada vez más común ver ciclistas que incorporan en sus bicicletas sistemas de medición de potencia (potenciómetros), bien sea en el buje de la llanta, en la biela o el pedal…

Esto puede hacer que muchos nos planteemos la duda de si también nosotros necesitamos de un medidor de potencia.

Con la intención de portar algo de luz a esta duda, en este artículo vamos a desarrollar de forma breve las principales diferencias entre los pulsómetros y los potenciómetros.

PPM VS WATS

Un pulsómetro es un instrumento de medición, que nos aporta información de los cambios fisiológicos que se dan en el organismo frente a unas determinadas intensidades, en forma de pulsaciones o por minuto. Por tanto, al ser un dato fisiológico (que depende del organismo) estas respuestas pueden estar condicionadas por múltiples factores como pueden ser la deriva cardiaca (aumento de la fc en el tiempo ante la misma intensidad debido a la fatiga), deshidratación, altitud, descanso de la noche anterior….

Además al ser un dato extraído de una respuesta del organismo para una intensidad, su incremento ante un esfuerzo es progresivo, por lo que puede que estemos realizando una serie de 30’’ a máxima intensidad y no alcancemos las ppm propuesta por nuestro entrenador, o que estas lleguen justo después de acabar la serie estando ya en la fase de  recuperación, dado que la frecuencia cardiaca (fc) irá aumentando progresivamente y no de manera inmediata. (No es posible pasar de 120 ppm a 180 ppm de manera instantánea, si no que el incremento se dará de forma gradual)

Por otro lado ante esfuerzos constantes y mantenidos, la fc puede ser más fiables, ya que esta tendrá tiempo suficiente para incrementar y estabilizarse, aunque como ya hemos dicho antes este valor va a estar condicionado por múltiples variables como la deriva cardiaca, deshidratación…

Por tanto podemos decir que la frecuencia cardiaca:

  • Repuesta condicionadas por múltiples factores (deriva cardiaca, deshidratación, altitud, descanso de la noche anterior….)
  • Menos fiable en intervalos cortos
  • Menos fiable a altas intensidades
  • “Preciso” en ritmos estables

En el otro lado de la comparativa tenemos los potenciómetros, estos instrumentos de medición vienen a solventar las deficiencias de los pulsómetros, dado que nos aporta un valor externo a nuestras respuestas fisiológicas (carga externa), reflejando la fuerza que estoy ejerciendo contra el pedal, mediante la deformación de este.

Por tanto al no ser un valor recogido directamente del organismo, no va a estar influenciado de los factores que si lo hacían con los fc (deriva cardiaca, deshidratación, altitud, descanso de la noche anterior….)

Además potenciómetros nos muestran de manera inmediata la fuerza que estoy ejerciendo contra el pedal, por lo que no hay problema para controlar la intensidad en series cortas o de muy alta intensidad, como pasaba en el caso de los pulsómetros.

A modo de conclusión podríamos decir que para deportistas recreacionales que solo buscan disfrutar de la bici y mejorar su salud es suficiente y muy recomendable el uso de pulsómetros, mientras que si buscas mejorar tu rendimiento o competir aunque sea a nivel amateur, los potenciómetros pueden suponer una auténtica revolución en tu forma de entrenar y por tanto de tu rendimiento.

No olvides dejarnos tu comentario para poder seguir mejorando y poder tratar los temas que más te interesen.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s